Jueves, Agosto 17, 2017

Costa Rica lleva 15 años sin petroleras ni minería a cielo abierto

Costa Rica lleva trece años sin petroleras ni minería a cielo abierto
Costa Rica lleva 15 años sin petroleras ni minería a cielo abierto

Tras cuatro mandatarios diferentes y seis personas que ocuparon el puesto de ministro de Ambiente y Energía, el país todavía mantiene un cerrado: “no, gracias”, como respuesta a cualquier intento de exploración petrolera y de minería metálica a cielo abierto que tenía hace 13 años.

Los cimientos de esta política llegan desde inicios de la administración Pacheco de la Espriella y a pesar de recaídas durante el gobierno de Óscar Arias, Costa Rica todavía es territorio vedado para las petroleras y las mineras metálicas a cielo abierto.

En 2002, una combinación de factores económicos y ambientales consolidaron las políticas públicas sobre el extractivismo y mantuvieron congelada esta explotación en Costa Rica, en momentos en que el mundo exprime el último litro de cada yacimiento y busca nuevas reservas de combustibles fósiles.

Ahora, mientras el orbe acelera la extracción del barril del crudo, nuestro país optó por mantenerlo bajo tierra.

“Costa Rica desde hace muchos años le apostó a la no exploración de petróleo en el país. Es una moratoria que esta administración revalida y lo hacemos hasta el año 2021”, explicó Édgar Gutiérrez, jerarca del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae).

Ambas políticas de Estado consolidaron el modelo de desarrollo costarricense basado en el turismo ecológico y la imagen de país verde a nivel internacional.

Sin embargo, la intención inicial fue pragmática: preocupado por el mal manejo de recursos que presentaban minas como la Beta Vargas y la Macacona, ambas en Puntarenas, el exministro de Ambiente y Energía, Carlos Manuel Rodríguez (2002-2006), decretó el 5 de junio de 2002 una moratoria a la exploración minera en el país.

“Yo veía con mucha preocupación que muchos proyectos mineros a cielo abierto habían generado muchos problemas y pocos beneficios”, explicó Rodríguez, quien ahora trabaja como vicepresidente de Conservación Internacional. “Yo hablé con el presidente Pacheco y le propuse hacer una moratoria”.

Al mismo tiempo, Rodríguez buscó los mecanismos legales para cancelar la concesión que la petrolera Harken había recibido durante la administración anterior y evitó declarar una moratoria en exploración de combustibles fósiles para no causar conflictos judiciales. El primer decreto prohibiendo la exploración petrolera debió esperar hasta el gobierno de Laura Chinchilla.

Costa Rica desde hace muchos años le apostó a la no exploración de petróleo en el país. Es una moratoria que esta administración revalida y lo hacemos hasta el año 2021. Édgar Gutiérrez

“Nosotros no estábamos a favor de las actividades petroleras, estábamos en un modelo diferente para el desarrollo del país y lo que yo hice fue verificar que la empresa Harken que ya tenía un contrato (…) y verifiqué que había una gran cantidad de incumplimientos”, explicó el exministro.

Trece años después del primer intento de librar al país de minería metálica a cielo abierto y de exploración petrolera, Costa Rica parece haber interiorizado ambas políticas, como mostraron las manifestaciones por la mina Crucitas, entre 2008-2010.

El economista Jorge Andrey Valenciano, máster en Política Económica con énfasis en Economía Ecológica y docente en la Universidad Nacional, tiene claro que en el imaginario nacional está el tema de desarrollo sostenible, carbono neutralidad y país verde, por lo que un cambio de paradigma sería lento y complicado.

“¿Podríamos cambiar nuestro modelo de desarrollo hacia un país que aproveche al máximo sus recursos naturales como los combustibles fósiles y mineros? Creo que sería un diálogo que requeriría muchos años entre diferentes actores y también casi que una reingeniería de nuestra matriz productiva”, explica Valenciano.

Entretanto, otros países de la región explotan petróleo en su territorio. Incluso está el caso de Nicaragua, que concesionó varios bloques marítimos a la empresa noruega Statoil, aun cuando la zona está en litigio con Costa Rica.

Combustibles fósiles
Tres de los últimos cuatro gobiernos entraron con la firme convicción de no explotar combustibles fósiles en el país y la administración Arias Sánchez, que volvió a impulsar la exploración en el Caribe con Mallon Oil, finalmente cedió ante la presión popular y la ciudadanía preocupada por los impactos negativos de la explotación.

“Todos estos efectos ambientales (negativos) una vez calculados como costos monetarios ambientales podrían superar los efectos positivos de la actividad, por ejemplo, producción y ventas, empleo, reducción de precios de los combustibles, entre otros”, expone Valenciano.

Costa Rica consumió 19.574.156 barriles de petróleo en 2014, pero esta cifra no puede ponerse en contexto con las posibles reservas costarricenses porque faltan datos precisos sobre ellas. El decimosexto Estado de la Nación determinó que, a pesar de diversas exploraciones durante el siglo XX, aún no hay certeza sobre la existencia o no de recursos petrolíferos explotables en el territorio nacional.

Sin embargo, las autoridades actuales no consideran esto una preocupación, pues “la apuesta que nosotros le hacemos hoy es a una seguridad energética utilizando fuentes que sean realmente limpias, no fuentes sucias”, detalló el jerarca del Minae, Édgar Gutiérrez.

La actual moratoria, extendida por Luis Guillermo Solís en julio del 2014, vencerá en 2021.

A cielo abierto
El 5 de junio del 2002, el entonces ministro de Ambiente y Energía, Carlos Manuel Rodríguez, le propuso al presidente Abel Pacheco establecer una moratoria minera a cielo abierto.

Según Rodríguez, esta moratoria fue establecida debido a tres factores: el impuesto a la explotación minera era realmente bajo (2% del valor del yacimiento, cuando en otros países era de 30 a 40%); Costa Rica tenía poca capacidad para corroborar el cumplimiento de las condiciones de las concesiones y las empresas tenían poca experiencia en manejo de minas en ecosistemas tropicales muy húmedos.

La administración Arias Sánchez revalidó esta práctica y autorizó la mina Crucitas. Tuvo que ser hasta la administración Chinchilla Miranda cuando la Asamblea Legislativo aprobó una ley que prohibió indefinidamente la minería metálica y química a cielo abierto. La moratoria tenía una duración de 3 años y fue renovada en el 2014 por Luis Guillermo Solís.

“La imagen que tiene un país sí es importante a nivel internacional, principalmente con industrias de servicios y con todo lo que tiene que ver con turismo (…) el tema de la moratoria de la minería a cielo abierto genera esa visión integral de país verde, de país responsable con el ambiente y demás”, declaró el ministro de Economía, Industria y Comercio.

Ramos también opinó que el mundo todavía necesita tomar la conciencia necesaria para retribuir por estas cosas, pero que desde el punto de vista de atraer turismo verde y de la buena imagen del país, son cosas muy positivas.

Fuente: https://semanariouniversidad.com/pais/pais-lleva-trece-anos-sin-petroleras-ni-mineria-a-cielo-abierto/

Acerca masharosnews

Compruebe también

Gestión Internacional ayudara a potenciar proyectos en Zamora Chinchipe

Gestión Internacional ayudara a potenciar proyectos en Zamora Chinchipe

Objetivos enmarcados a buscar nuevas estrategias de desarrollo local en los temas productivos, ambientales y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *